Iván Tiemblo

Jugador profesional de golf

Golf Candeleda

En mi bolsa

Driver

Maderas de calle

Hibrido

Hierros

Wedges

Putter

Bolas

Sobre mí

Nací en Ávila, España. Mi primer contacto con el deporte fue el fútbol, pero no consiguió cautivarme. A los 7 años, empecé a interesarme por el golf, iba habitualmente al campo de golf donde trabajaba mi padre. Desde un principio, todos los aspectos del golf me entusiasmaron, pero el putt fue lo que me engancho. Disfruto leyendo el green, viendo las caídas y calculando la fuerza del impacto.

Jugué mi primer torneo en el campo público de Ávila con 11 años, esta primera toma de contacto con la competición fue discreta pero a la vez llamativa por mi carácter competitivo. Un año después, jugué mi segundo torneo y el primero en mi campo, Golf Candeleda, consiguiendo mi primer triunfo. Mi victoria fue una sorpresa e inquieto a algunos de los jugadores inscritos a la prueba.

La siguiente cita en un torneo de golf, fue en el club de Aldeamayor (Valladolid), termine en la posición 12, un resultado positivo teniendo en cuenta el gran número de participantes del torneo.

De los 12 a los 18 años, el empeño por seguir mejorando en este deporte me hizo centrarme y entrenar duro lo que supuso la victoria en la mayoría de los torneos en los que participaba, tanto a nivel local en el campo de Candeleda como en otros campos. Así fue como empecé a bajar hándicap, permitiéndome inscribirme cada vez a competiciones de un nivel más exigente.

Seguí entrenando con el objetivo de conseguir alcanzar mi sueño, llegar a ser jugador profesional. La obligación de no fallar, a medida que bajaba hándicap, me servía de motivación para seguir entrenando y mejorar mi nivel de juego.

Después de haber ganado varios campeonatos tanto de manera individual como por equipos. Con 21 años, tuve que empezar a trabajar, intente mantener mi nivel pero mis entrenamientos cada vez eran más espaciados en el tiempo, lo que hizo que mi rendimiento fuera disminuyendo. Finalmente, tuve que dejar de jugar al golf.

El tiempo que pase alejado del golf, me sirvió para darme cuenta de cuanto significaba para mí este deporte. Me sentía vacío, necesitaba retomar mi sueño, ser jugador profesional de golf.

Renuncie a la estabilidad de un trabajo, retome los entrenamientos y volví a competir. Sentir la presión de cada competición me hizo volver a sentirme vivo. Mi carácter competitivo, me hizo conseguir victorias en circuitos amateur como: circuito Elite Golf, circuito Audi Movistar+ y circuito Corporate Golf.

Durante esa etapa, sume experiencia, trabaje la parte psicológica para mantener la concentración a lo largo del partido y ser capaz de manejar las emociones ante los contratiempos, ratifique mi capacidad para mantener la calma en momentos difíciles  y mi naturalidad para jugar incluso mejor bajo presión.

Después de varios años, de mucho trabajo, esfuerzo, constancia y perseverancia, lo he conseguido, soy jugador profesional. Empieza una nueva etapa, a la que llego cargado de confianza en mí mismo, ilusión y determinación para ganar.

Junio 2020